Después de una dieta, es muy importante saber cuál es la forma correcta de ir incluyendo comidas normales o fuera del programa de dieta, y qué pautas seguir para no ganar de nuevo esos kilos que tanto esfuerzo nos costó bajar. Aquí te compartimos unas pautas para finalizar tu dieta aprendiendo a introducir nuevos alimentos y sobre todo, manteniendo tu peso haciendo vida normal:

Primera etapa: continúa con la dieta durante un mes y medio, pero comienza a añadir comidas normales a lo largo de tu semana (4 para ser exactos), es preferible que las añadas en el desayuno o el almuerzo.

Segunda etapa: aumenta el número de comidas a 6 por semana, y un par de noches, puedes permitirte el capricho de cenar estas fuera de dieta.

Tercera etapa: sigue consumiendo 6 comidas normales por semana que podrás combinar como más te apetezca.

Consejos indispensables que te acompañarán en tu alimentación diaria:

Recuerda que mantenerte en tu peso es más una cuestión de asumir nuevos hábitos alimenticios que de restringir comidas.

  • Elige azúcares e hidratos de alimentos naturales y de liberación lenta como legumbres y féculas.
  • Sigue comiendo gran cantidad de verduras, frutas, pescado y hortalizas. Mantienen el equilibrio de tu dieta y evitan la sensación de adicción que provocan los azucares y grasas trans. Cuando tu cuerpo se siente sano, le apetece comer mejor.
  • Si puedes hacerlo a la plancha, no lo frías: sobre todo ahora en verano, donde apetece algo ligero que no te deje pesado.
  • Utiliza siempre aceite de oliva para tus guisos, ensaladas y comidas a la plancha.
  • Evita el picoteo entre comidas. Para ello, realiza 5 o hasta 6 comidas más pequeñas a lo largo del día. Evitará los atracones y te mantendrá satisfecho hasta tu siguiente ración.
  • Consume menos alcohol. Si vas a consumir alcohol, opciones como la cerveza o el vino que tienen un valor nutricional y son beneficiosas para la salud, son mejores que los licores de alta graduación.
  • Di sí a las aguas con sabores (elaboradas con trocitos de fruta fresca) y olvida los refrescos azucarados y con gas.
  • Bebe mucho líquido. Recuerda que es necesario para mantener los correctos niveles de hidratación, favorecer la eliminación de toxinas y evitar la retención de líquidos.

Con todos estos consejos, en Laboratorios Actafarma estamos seguros de que conseguirás, no sólo mantener la línea después de terminar tu dieta, si no, mejorar tus hábitos diarios para seguir un estilo de vida más saludable de forma continuada.

Artículos relacionados

Deja un comentario


*