En la entrada anterior os adelantábamos un poco sobre ciertos factores externos que condicionan en un 75% el envejecimiento prematuro ya que aumentan la producción de radicales libres causantes de la oxidación celular . Algunos de estos factores nos afectan todos los días, son los siguientes:

  • Contaminación ambiental: habitualmente, vivimos en zonas con alta contaminación ambiental o polución. Esta contaminación nos invade a través de la piel y el sistema respiratorio envejeciéndonos prematuramente.
  • Exposición solar: continuamente estamos expuestos a la radiación solar sin ningún tipo de barreras. Los protectores solares que usamos en invierno tienen factores de protección bajos y al poco rato de aplicarlos nos encontramos desprotegidos ante los rayos UV y UVA.
  • Alimentación inadecuada: una alimentación inapropiada, rica en grasas saturadas y pobre en frutas favorece el desarrollo de radicales libres, y lo que es más importante, no introduce antioxidantes en nuestro cuerpo para combatirlos.
  • El consumo de tabaco y alcohol: El consumo de estas substancias nocivas para el organismo introduce un alto nivel de toxinas en el cuerpo que desencadena un incremento en la proliferación de los radicales libres, produciendo oxidación celular por doquier.
  • Estrés: El estrés de la vida diaria, siempre con prisas, alterando nuestras rutinas y horarios es uno de los factores no físicos que mayor repercusión tienen en nuestro organismo. El estrés además de ser difícil de controlar, provoca gran número de dolencias y enfermedades y aumenta la producción de radicales libres de nuestro organismo.

Para poder protegernos de estos factores externos, es importante modificar nuestros hábitos de vida para evitar que dichos factores interactúen en nuestra salud. Adicionalmente, un elevado consumo de antioxidantes a través de la dieta o ayudándonos de un suplemento alimenticio, nos puede ayudar a proteger nuestro organismo frente a estos ataques.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario


*