Con la llegada de la primavera y su explosión de vitalidad natural, a veces aparecen las denominadas “enfermedades primaverales”; en esta época se está más apático, somnoliento,  y cansado. Todas estas molestias y cambios en el organismo nos acompañan durante los meses que preceden al estío, pero ¿tiene algún fundamente científico?.

A pesar de que la ciencia no ha podido pronunciarse al respecto, los médicos reconocen que el cambio de luz, de presión atmosférica y de clima con la llegada de la primavera son responsables de una dolencia que no llega a ser enfermedad, pero que altera los biorritmos del organismo.

Con la astenia es posible que aparezcan etapas de insomnio combinadas con episodios de somnolencia. Además de trastornos del descanso, muchos afectados sienten dolores musculares, mareos, molestias estomacales, cambios de humor, dificultades de concentración y dificultad para desarrollar sus actividades habituales debido al cansancio extremo.

También asociada a este fenómeno se encuentran los efectos físicos como la deshidratación de piel y uñas, y la caída del cabello. Desde Laboratorios Actafarma te proponemos utilizar en estas fechas un complemento nutricional que te aporte vitaminas y antioxidantes extras, y un tratamiento específico para la caída, que ayude a tu cabello en la transición a esta nueva estación primaveral.

Artículos relacionados

Deja un comentario


*