En las últimas décadas, y debido en parte a la degeneración de la capa de ozono que nos protege de la radiación solar, estamos más concienciados de los daños que el sol puede producirnos, y por norma general, nos protegemos del sol, pero ¿estamos siguiendo las pautas correctas?, echa un ojo a nuestra lista de cuidados solares y valora tu compromiso con tu piel:

  • Echarse la crema como mínimo 20 min. antes de la exposición solar.

Todas hemos llegado a la playa, y tras desplegar nuestros bártulos, ponernos las gafas de sol y tener a mano nuestro libro, hemos empezado a ponernos crema. Este es uno de los errores más comunes que expone a tu piel a la fuerte radiación solar. Las cremas tardan como mínimo 20 minutos en actuar, por lo que entre el acceso a la playa y los 20 minutos tras la aplicación, tu piel sufrirá un baño solar sin protección.

  • Echarse poca cantidad.

Normalmente, nos aplicamos menos crema de la recomendada, bien sea por economizar o porque preferimos la sensación de menor cantidad de crema en la piel, pero la realidad es que los estudios de protección solar realizados, tienen un mínimo utilizado de 2 mg por cm2 de piel, por lo que no está demostrada su correcta protección en cantidades menores a esta.

  • Echarse crema una vez al día. Utilizar cremas con alto factor de protección no protege más, si no que protege durante más tiempo, pero el tiempo máximo de protección demostrada de una crema solar es de 4 horas tras su aplicación, por lo que aplicarse crema una sola vez al día es insuficiente para una correcta protección.
  • No protegerse cuando ya estamos bronceados:

Cuando ya estamos bronceados, la melanina de nuestra piel se ha activado, y eso implica que cueste un poco más quemarse. No obstante, eso no quiere decir que nuestra piel esté protegida de la radiación solar, y puede desarrollar no sólo quemaduras, si no también manchas, arrugas e incluso melanomas si no la cuidamos correctamente.

Desde Laboratorios Actafarma recomendamos proteger tu piel con un factor de protección solar adecuado y llevar una dieta rica en antioxidantes que favorezca la regeneración de la piel y su hidratación para lucir un bonito bronceado.

Artículos relacionados

Deja un comentario


*