El resveratrol y los antocianos, componentes de algunos alimentos, como los frutos rojos y el vino tinto, ayudan a mejorar la función cerebral y ayuda a retrasar el envejecimiento, según los expertos.Dos recientes estudios publicados en dos prestigiosas revistas de neurología, Journal of Neuroscience y Journal of Neurology han demostrado que el resveratrol mejora las funciones cerebrales.

En el primero de ellos, publicado en el mes de junio, se comprobo que “la suplementación de la dieta con resveratrol mejora el rendimiento de la memoria”. Tras 26 semanas de ingesta la capacidad retentiva de palabras fue de 30 minutos más que con placebo, y también se observó una mejora del metabolismo de la glucosa y de la conectividad funcional del hipocampo cerebral.

En el estudio publicado en Journal of Neurology de la edición de julio, se comprobó cómo el resveratrol administrado en ratas tenía una “actividad neuroprotectora funcional y morfologica en la hipoperfusión cerebral crónica”, un sindrome caraterizado por un bajo riesgo sanguineo en el cerebro que ocasiona demencia.

En el encuentro ‘Antioxidantes naturales: mitos y realidades’, organizado por la Sociedad Española de Fitoterapia (SEFIT), la Facultad de Farmacia de la Universidad de Barcelona y el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Barcelona, se ha avalado las propiedades del resveratrol y se ha destacado la importancia de los últimos estudios internacionales llevados a cabo en este campo.

Según el Doctor Bernat Vanaclocha, experto en fitoterapia, «la capacidad antioxidante del resveratrol sigue siendo investigada para confirmar si es capaz de proteger al organismo de los radicales libres, lo que puede ayudar a prevenir o reducir los síntomas de enfermedades crónicas, como las cerebrovasculares o la diabetes, así como para retrasar el envejecimiento».

Por su parte Teresa Ortega, profesora de Farmacología de la Universidad Complutense de Madrid y vicepresidenta del Centro de Investigación sobre Fitoterapia (INFITO), destaca que aunque este compuesto natural se encuentra presente en los alimentos «para realizar una correcta administración de la dosis eficaz, es mas sencillo utilizar preparados farmacéuticos».

La profesora Ortega también ha puesto de manifiesto las propiedades beneficiosas de los antocianos, unos compuestos que se encuentran en forma abundante en determinados frutos de colores rojizos, como arándanos, fresas, granadas… , ya que también es posible emplearlos en forma de preparados farmacéuticos de plantas medicinales como el grosellero negro, el arándano común (mirtilo) y la vid roja. El motivo es que, según la experta, «cada vez hay más evidencias de sus beneficios preventivos en enfermedades neurodegenerativas».

Conoce más sobre Revidox AQUÍ, complemento alimenticio rico en resveratrol, procedente 100% de la uva, y en antocianos.